Reflujo gastroesofágico en los niños

El reflujo gastroesofágico (RGE) en niños es muy frecuente y representa una de las causas de consulta más comunes en pediatría.

El RGE ocurre durante o después de una comida, cuando el contenido del estómago se regresa al tubo que conecta la boca con el estómago. La mayoría de lactantes con RGE están felices y saludables aunque regurgiten o vomiten. La regurgitación tiende a alcanzar el máximo a los 4 meses y la mayoría de lactantes deja de regurgitar a los 12 meses de edad.

Si su bebé está regurgitando sin molestias y tiene una adecuada ganancia de peso, entonces es probablemente un regurgitador normal.

Cuando el RGE es crónico o causa otros problemas, entonces se le llama la enfermedad por reflujo gastroesofágico. En este tipo de enfermedad, el esfínter esofágico inferior es débil o no funciona adecuadamente.

 

¿Qué síntomas nos deben preocupar de la Enfermedad por RGE?

 

1. Vómito con presencia de sangre, líquido verde ó amarillo ó afectación del peso.

 

2. Llanto inconsolable o severo e irritabilidad.

 

3. Negativa persistente a comer lo cual repercute en el crecimiento.

 

4. Problemas respiratorios:

• Dificultad para respirar

• Episodios repetidos de neumonía

• Paro respiratorio

• El niño se pone azul

• Tos crónica

• Sibilancias

 

Diagnóstico

El diagnóstico se basa en una adecuada historia clínica, interrogatorio y examen físico.

 

Uso de pruebas complementarias:

 

Tránsito esófagogastroduodenal: es un estudio radiológico con medio de contraste en la vía gastrointestinal superior que sirve para visualizar la anatomía gastrointestinal. Constituye una de las primeras técnicas para estudiar el reflujo en lactantes.

 

PH-metría: es un estudio con sonda para medir el pH (grado de acidez) durante 24 hs. Evalúa la magnitud y duración de los episodios del reflujo que ocurren en lactantes.

 

Endoscopia: se utiliza en casos específicos para definir el grado de lesión en la mucosa esofágica y tomar una biopsia para valorar la esofagitis.

 

Manometría: valora el esfínter esofágico inferior y cuerpo del esófago.

 

Centellografía: estudia la motilidad esofágica y las microaspiraciones a nivel pulmonar.

 

Tratamiento

A los bebés se les puede aliviar el reflujo por medio de los cambios en la alimentación y en la posición de dormir:

  • Espese la fórmula o la leche de pecho echándole una cucharada de cereal de arroz por cada dos onzas de líquido.
  • Sáquele los gases al bebé luego que tome una o dos onzas de leche o luego de darle el pecho en cada lado.
  • No le dé al bebé demasiada leche en una toma.
  • Luego de que alimente al bebé, mantenga su cuerpo en una posición vertical por 30 minutos.
  • Levante la cabecera de la cuna algunos 30 grados para que su bebé duerma con la cabeza en una posición más alta que la del estómago.
  • Si los síntomas son severos o persistentes, entonces su pediatra puede considerar el tratamiento con medicación (farmacológico ó uso de fórmulas lácteas especiales) ó referirlo a un gastroenterólogo pediátrico.

 

Dra. Isabel Casas G.
Pediatra Gastroenteróloga
Barcelona
41436icg@comb.cat

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes:
clinicadeldoctorherrero.es

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>