Una buena nutrición para tus hijos

Todos sabemos la importancia de alimentar bien a los chicos: “que coman bien, que están en crecimiento”. Es necesario una buena alimentación para un adecuado rendimiento escolar.

Pero, ¿Qué significa que coman bien? “Qué coman de todo”. “Qué aprovechen de comer todo lo que quieran ahora que son niños ya que de grandes no podrán porque alguna enfermedad se lo impedirá”. “Los niños deben comer golosinas, total son para los niños”. “Los nuggets con papas fritas (y ketchup) se los acaban sin renegar y no me tengo que pelear para que coman, cuando crezcan comerán verduras…….” “Además mi hijo está flaco puede comer lo que quiera y el otro esta cachetoncito, se le ve saludable”.

Una adecuada nutrición va mucho más allá del aspecto físico, una adecuada nutrición durante el embarazó y la primera infancia determinará las enfermedades metabólicas a sufrir durante toda su vida, una adecuada nutrición desarrollará el máximo potencial de su cerebro y su crecimiento, una adecuada nutrición le permitirá defenderse adecuadamente de las infecciones, y lo que es más importante, una adecuada nutrición en los primeros años de vida le enseñará a tener una adecuada nutrición para toda la vida.

Los hábitos alimenticios (la alimentación que acostumbramos) se forman alrededor de los 5 años, es decir, lo que aprendamos a comer hasta esa edad es lo que guiará nuestra alimentación por el resto de nuestra vida. Por supuesto que podremos probar y conocer nuevos alimentos luego, pero preferiremos lo aprendido antes de los 5 años. El mejor regalo de educación y salud que le podemos dejar a nuestros hijos son unos hábitos alimenticios saludables y los primeros años de vida son cruciales para ésta formación.

Durante mucho tiempo niños rollizos han sido símbolo de salud y los delgados eran motivo de preocupación, para una madre o abuela era de principal importancia que el niño coma una determinada cantidad de alimentos mas que la calidad de éstos. Hoy en día esta muy claro que el sobrepeso en los niños influye y determina enfermedades en la adultez como diabetes, dislipidemia, infartos, entre otras. Es importante una adecuada nutrición desde el inicio de la vida, fomentar el consumo de vegetales, frutas, carnes magras y aceites poliinsaturados, frutos secos, menestras, lácteos desgrasados. Evitar en la medida de lo posible la ingesta de grasas saturadas, frituras, comida chatarra, snacks, y por supuesto golosinas.

Comer ocasionalmente una golosina o comida chatarra no cambiará hábitos alimenticios saludables, siempre y cuando sea esporádicamente y en situaciones fuera de la rutina, es decir, un cumpleaños, una cena fuera de casa, pero nunca dentro de la alimentación habitual de casa. Preferir siempre los dulces de fabricación casera como galletas, queques, postres antes que los envasados o industrializados.

Tenemos en nuestras manos la posibilidad de regalarles a nuestros hijos una vida sana, no la desperdiciemos.

Dra. Paola Arrús Ackermann
Médico Pediatra
Nutrición Infantil
Teléfono: 2722500

dra.arrus@ensenandoacomeramihijo.com

www.ensenandoacomeramihijo.com

 

 

Imágenes:
www.childrensfeedingtherapy.com
www.blogcdn.com
www.entrepadres.com
www.dietasaludableonline.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>